fbpx

Esencialismo. ¿Cómo vivir en armonía con uno mismo?

Publicado por OptimismoCompartido en

Esencialismo

Esencialismo. ¿Con que asociáis esta palabra? Quien leí el libro de Jostein Gaarden “El mundo de Sofía” sabe que es una doctrina filosófica. Los seguidores de esta doctrina dicen que cada ser tiene un conjunto de características predicho. Cada uno representante de este ente tiene que tener las misma características para que se pueda describirlo correctamente. Ejemplo? Perro: Mamífero, muy buen olfato, ladra.

¿Pero es sólo esto?

Esencialismo es también una actitud. Este artículo escribo después de buscar diferentes tipos de mirar a las prioridades en la vida. ¿Qué sucede con nuestra visión del futuro o de la vida? ¿Cómo podemos saber si debemos hacer algo o no? ¿La vida es llena de opciones y tenemos que escoger algo o podemos tenerlo todo? Y si podemos tenerlo todo, ¿Qué debemos hacer primero? Y de esta manera leí artículos y un libro sobre esencialismo. Esta creencia es como un indicador que nos marca las opciones y ayuda cuales son las mejores para nosotros.

Vivir como un esencialista no es una resolución de Año Nuevo. Es una visión para vivir conforme con el principio “menos significa mejor” de una manera muy disciplinada. El punto más importante aquí es preguntarnos todo el tiempo si algo es bueno para nosotros. Hay que hacerlo con una disciplina, cada vez cuando alguien nos pide ayuda o nos delega hacer algo.

Si nos gustaría vivir como un esencialista de verdad tenemos que ordenar nuestra vida.

¿Cómo?
  1. Revisión y evaluación
    Tenemos que considerar si una actividad contribuye en cierta medida (preferiblemente la más alta posible) para lograr las metas o para vivir de acuerdo con las prioridades.
  2. Eliminación
    Poco a poco, tenemos que intentar a eliminar todos estos esfuerzos y actividades que no nos acercan a vivir de acuerdo con nuestros valores y objetivos.
  3. Ejecución
    Cuando sepáis qué actividades y acciones deben continuarse, realizadlas de la mejor manera posible. Perfectamente con el menor esfuerzo.
Lo más importante

Solo pocas cosas tienen el mayor significado. Por eso hay que pasar un poco tiempo pensando y escogiendo lo que es más importante en vez de hacerlo todo y no logrando los objetivos deseados. Somos los únicos que debemos manejar nuestro tiempo y nuestra energía. Tenemos que aprender a diferenciar las cosas menos importantes y las más importantes. Para esto necesitamos la visión de la vida y las prioridades que ya hemos elegido. Así sabemos que es lo más sustancial. De esta forma debemos decir NO a todas las cosas que no nos acercan a nuestra vida ideal. De este modo, en vez de enfocar nuestra energía y tiempo en un millón de cosas, nos centraremos en las limitaciones y en los obstáculos que tenemos que vencer y luego en las cosas que nos gustaría lograr. En vez de intentar a conseguirlo todo, vamos paso a paso pero en solo una dirección.

Rutina

Muy importante cosa es la rutina. Sin las costumbres, la tentación de hacer cosas menos importantes es muy fuerte. Después de crear un esquema concreto de vivir favorable a lograr los objetivos, en algunos momentos actuamos sin pensar. Algunos piensan que la rutina es como la muerte a la creatividad. Pero esto no es cierto. Gracias a la rutina tenemos energía de nuestra creatividad para hacer cosas más importantes.

Pensamientos

Tengo una actividad para vosotros. Planificad el tiempo en solitario. Esta reunión con nosotros mismos debe ser periódica, sin los distraídores, sin la gente rodeándonos que nos impiden describir correctamente nuestro YO verdadero. Hoy en día no tenemos tiempo para contemplar. La gente en la cola en la tienda, en la sala de espera al médico, viajando en el autobús siempre está ocupada: buscando algo por internet, en el teléfono, en la tableta, en el portátil. Desgraciadamente cuando no tenemos estos momentos de meditaciones perdemos tiempo para relajarnos un poco, descansar, para la regeneración del cerebro o simplemente para procesamiento de toda la información.

Concentrados

¿Quién es el esencialista? Sabe que quiere y está enfocado en sus objetivos. ¿Qué más? Es un buen observador y oyente. Sabe deducir cosas y puede analizar profundamente la verdadera información de las frases que lee y que le dicen. Nosotros, cuando oímos a alguien no lo escuchamos sino empezamos a pensar en la respuesta. Tenemos que aprender a leer entre líneas. Para estar mejores en esta tarea tenemos que comenzar a escribir un diario, como un buen reportero. Escribid cada día todos vuestros pensamientos y problemas. No cread unas novelas muy largas sino enfocados en el núcleo de los actos. Este diario hay que releer cada trimestre para hacer conclusiones. ¿Qué hemos hecho de una manera muy mala? ¿Qué debemos arreglar? ¿Qué debemos hacer de una manera diferente si esto ocurre en el futuro?

Sueño y divertimiento

El esencialista no olvida que no solo los objetivos son necesarios para vivir. Sabe que el sueño y el divertimiento es igualmente importante. Me refiero no solo a las fiesta y a las reuniones con los amigos. Os sugiero también juegos y fantasías como lo hacen los niños. No es algo trivial. Estas actividades hacemos para algún placer y no para lograr algunos objetivos. El objetivo, podemos decir, es estimulación de la creatividad. Los juegos aumentan la plasticidad del cerebro, abren la mente, permiten crear nuevas cosas. Citando a Greg McKeown “el juego tiene un efecto positivo en las funciones administradores del cerebro”. ¿Cuáles son las funciones? Planificación, elegir las prioridades, crear itinerarios, anticipación, delegación y análisis.

Disciplina

Empezad a aplicar el principio de “la opción más importante”. De vez en cuando hay que renunciar una opción buena para tener tiempo y fuerzas a las opciones mejores. Para poder ver esta opción más importante y tener energía para realizarla hay que resignar de algo que es solo aparentemente buena. Por que no es la mejor posible. Cuando los criterios de selección son muy generales no sabemos muy bien si algo es ideal para nosotros o no. Para tener fuerza a decir NO a cosas no tan sustanciales tenemos que tener muy claras prioridades.

Relaciones con otros

Otra cuestión muy importante es satisfacer a todos. El esencialista sabe que no puede tener buenas relaciones con toda la gente. Las relaciones ideales no es una cuestión de vida y muerte por eso no dejad vuestros sueños para los sueños de otras personas. Hay que tener en cuenta un egoísmo sano. No me refiero a pensar solo en sí mismo y despreciar a otros. Lo más importante es saber nuestras necesidades y no poner las necesidades de otra gente antes de las nuestras. No todos van a amarnos pero eso no es posible y no es importante. Hay que crear límites y fronteras en las relaciones. Porque cuando hacemos mucho para otra gente no tenemos fuerzas para lograr nuestros sueños. Y otra cosa – la gente se acostumbra muy rápido a la ayuda de otros y de esta manera puede ser que hasta siempre vayamos a ayudar a alguien. Y lo último – cuando nosotros creamos fronteras, tenemos una certeza que nadie lo hará por nosotros.

Esencialismo es una manera de vivir. Es un estilo de vida y del trabajo. Es una esencia de la existencia. Las decisiones que tomamos, centrándonos en asuntos importantes y eliminando los menos insignificantes, serán cada vez más automatizadas en nuestro cerebro hasta que finalmente se conviertan en nuestra segunda “personalidad”. Cuando nos convertimos en unos esencialistas, ya no seremos como los demás. Cuando ellos dicen “sí” a todo, nosotros, después de una reflexión profunda, decimos “no”. Cuando los demás actúen, nosotros primero pensamos. Cuando otros dicen cosas, nosotros primero escuchamos. Cuando otros viven bajo estrés y desorden, nosotros perseguimos la realización personal, llevando una vida de profundo significado.

K.

P.D. Aquí podéis descargar el vocabulario y los que están suscritos al boletín pueden descargar el vocabulario adicional y los ejercicios.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *